TDAH y ansiedad: Lo que necesita saber

Por Peg Rosen

Piense cómo sería un día típico en la vida de un chico que tiene TDAH. Le cuesta llegar a tiempo a la escuela y después se da cuenta que dejó la tarea sobre su cama. No puede mantener la atención en clase y le aterra que le hagan una pregunta. Va a casa a estudiar para un examen pero no sabe por dónde empezar. Enciende la televisión y se angustia pensando qué pasará al día siguiente en la escuela.

Algunos de los retos que acompañan al TDAH (también conocido como TDA) pueden causar ansiedad en los chicos. Puede ser difícil saber si un niño tiene TDAH o un trastorno de ansiedad, ya que hay mucha coincidencia en la manera en que ambos trastornos se manifiestan en los chicos. Tampoco es inusual que los niños tengan el trastorno de ansiedad y TDAH.

Esto es lo que necesita saber sobre el TDAH y la ansiedad, y lo que puede hacer para ayudar a su hijo.

Nota: Este video de Youtube tiene subtítulos en español. Comience a reproducir el video. En la parte inferior de la pantalla vaya a “Settings”, seleccione “Subtitles“ y haga clic en la opción “Español” . Ahora podrá reproducir el video con subtítulos en español. Asegúrese que la función “CC” esté activa.

La conexión entre el TDAH y la ansiedad

Los chicos con TDAH a menudo tienen problemas con la memoria funcional, con la organización y la administración del tiempo, lo cual dificulta seguir las rutinas diarias. Esto puede resultar en estrés crónico. Los niños con TDAH puede que también tengan más dificultad para controlar el estrés que los niños que no tienen TDAH.

Esto se debe a que el TDAH puede afectar la manera en que los chicos controlan sus emociones. Las emociones, en este caso la ansiedad, puede que los embarguen de tal manera que no puedan pensar con claridad cómo manejar la situación.

Por ejemplo, un niño con TDAH, que tiene dificultades para concentrarse la mayor parte de la clase de matemáticas, puede sentir pánico cuando se entera de que habrá examen al día siguiente. En vez de pensar en soluciones, como pedir ayuda después de la clase o conseguir los apuntes de un compañero, puede que llegue a casa sintiéndose tan ansioso que pase la tarde jugando videojuegos y olvide hacer su reporte de historia. Y el ciclo continúa.

Los niños con TDAH tienen más riesgo de tener un trastorno de ansiedad que los niños que no tienen TDAH. Debido a que el TDAH y los trastornos de ansiedad a menudo ocurren al mismo tiempo, algunos investigadores piensan que muchos niños pueden estar predispuestos a tener ansiedad y ser distraídos.

Cómo puede verse un niño ansioso con TDAH

Las dificultades para controlar las emociones o para poner en prácticas estrategias para enfrentarlas, pueden afectar el comportamiento de los niños de diferentes maneras. Algunos niños pueden portarse mal y buscar atención. Otros podrían sentarse tranquilamente e intentar pasar desapercibidos.

Estos son algunos comportamientos que pueden ser señales de ansiedad en niños con TDAH:

Por qué en ocasiones la ansiedad puede ser erróneamente diagnosticada como TDAH

En ocasiones los chicos con trastornos de ansiedad pueden ser diagnosticados erróneamente con TDAH, o viceversa. A primera vista, las dos condiciones pueden parecerse. Estas son algunas de las maneras en que puede actuar un niño que tiene alguna de estas condiciones, pero por razones muy diferentes:

  • Estar distraído. Un chico con ansiedad puede parecer desconectado o ensimismado porque está distraído con sus preocupaciones. Un niño con TDAH está distraído porque tiene una condición cerebral que le impide mantener la concentración.
  • Se mueve constantemente. Un chico con ansiedad puede golpetear el pie en el piso constantemente durante la clase porque está nervioso. Un niño con TDAH se mueve constantemente debido a una condición cerebral que lo hace ser hiperactivo o que le dificulta el control de sus impulsos.
  • Trabaja lentamente. Un niño con ansiedad puede trabajar lentamente porque se siente obligado a ser perfeccionista. Un niño con TDAH tarda en terminar las cosas porque tiene dificultad para empezar las tareas y mantenerse enfocado.
  • No entrega las tareas. Un chico con ansiedad puede atorarse en una tarea y sentirse demasiado ansioso como para pedir ayuda. Un chico con TDAH no entrega las tareas debido a una condición cerebral que causa olvidos y una planificación deficiente.
  • Tiene problemas para hacer amigos. Un chico con ansiedad social puede tener arranques emocionales que alejen a sus compañeros. Un chico con TDAH que es distraído puede tener problemas para socializar porque no entiende las señales sociales. O puede tener problemas para controlar sus impulsos que molestan o alejan a otros niños.

Existen muchos síntomas que coinciden. Pero también hay diferencias importantes. Los chicos con trastornos de ansiedad a menudo muestran un comportamiento compulsivo o perfeccionista. Esto no es tan común en los chicos con TDAH.

Los chicos con TDAH tienden a presentar problemas con la organización. Esto no es tan común en niños con trastornos de ansiedad.

Los chicos con ansiedad tienden a preocuparse más sobre socializar que los chicos con TDAH. Los chicos con ansiedad puede que también desarrollen síntomas físicos como palmas sudorosas, respiración rápida y dolor de estómago.

Cómo puede ayudar

Realizar una evaluación exhaustiva es fundamental para determinar si su hijo tiene TDAH, trastorno de ansiedad o ambos.

Esto es especialmente importante si se está considerado usar medicación. La medicación para el TDAH puede disminuir la ansiedad en algunos niños. Pero también hay una posibilidad de que algunos niños se sientan más ansiosos. Todo depende de qué tan sensible al medicamento sea un niño en particular.

Estas son otras maneras en las que usted puede ayudar:

  • Esté atento a los comportamientos negativos de su hijo. Trate de no achacarlos todos al TDAH o a la impulsividad. Portarse peor que de costumbre o abstraerse en sus videojuegos pueden ser señales de ansiedad. Pregunte a su hijo si hay algo que lo preocupa o lo inquieta. Tomar notas de lo que está observando puede ayudarlo a identificar patrones de comportamiento en su hijo. Podría ser de ayuda revisar una lista de los síntomas de ansiedad en niños pequeños y pre y adolescentes.
  • Si su hijo le dice que se siente ansioso, valide sus sentimientos. En lugar de decirle “tranquilízate”, trabaje con él para decidir los pasos que puede seguir.
  • Aprenda a controlar su propia ansiedad. Algunos padres de chicos ansiosos también son ansiosos. Recuerde que su hijo está aprendiendo cómo responder a situaciones estresantes observando cómo usted reacciona a ellas. Para los chicos puede ser más fácil superar la ansiedad si sus padres se mantienen calmados y positivos.
  • Intente no tomar de manera personal ciertos comportamientos. Puede ser molesto para los padres cuando los chicos llegan de la escuela y son rudos u ofensivos. Pero su hijo puede que esté desahogándose después de un día estresante. Cuando esté tranquilo, ayúdelo a pensar en maneras de tranquilizarse, como dejarlo tranquilo antes de empezar a preguntarle sobre la escuela.
  • Ayude a su hijo a ver el panorama general. Si explota mientras intenta hacer su tarea de matemáticas, espere a que se calme y después fomente que reflexione sobre lo que lo molestó tanto. Hablen sobre lo que podría hacer la próxima vez para disminuir la ansiedad.
  • Considere ayuda psicológica. Si la ansiedad de su hijo está evitando que funcione o disfrute de la vida, puede que necesite ayuda profesional. El psicólogo de la escuela podría recomendarle un terapeuta que se especialice en tratar a chicos con dificultades de aprendizaje y de atención. Un terapeuta también puede recomendarle un médico si opina que lo ayudaría usar medicación para la ansiedad.
  • Explore Entrenamiento para padres. Busque con esta herramientarecomendaciones de expertos según el grado escolar de su hijo y sus dificultades. Conseguirá ideas prácticas sobre cómo ayudar a su hijo que tiene ansiedad a organizarse y resolver problemas.

La ansiedad puede ser una condición a largo plazo para algunos niños con TDAH. Pero con el apoyo y tratamiento adecuados, los niños pueden controlar ambas condiciones y tener éxito en la escuela y en la vida.

Lea cómo una mujer que fue diagnosticada con ansiedad y TDAH cuando era adultaaceptó su diagnóstico. Vea una serie de historias exitosas sobre el TDAH. Y averigüe qué hacer si cree que su hijo podría tener TDAH.

Puntos clave

  • Los chicos con TDAH tienen más riesgo de presentar trastornos de ansiedad que los chicos que no tienen TDAH.
  • En ocasiones los niños con ansiedad pueden ser diagnosticados erróneamente con TDAH, o viceversa.
  • La terapia y la dosis adecuada de medicamento pueden ayudar a los niños a controlar el TDAH, la ansiedad o ambos.

Acerca del autor

Retrato de Peg Rosen

Peg Rosen escribe para publicaciones digitales e impresas, incluyendo ParentCenterWebMD,ParentsGood Housekeeping andMartha Stewart.

Revisado por

Retrato de Ellen Braaten

Ellen Braaten, Ph.D., es la directora del programa Learning and Emotional Assessment en Massachusetts General Hospital.