El TDAH y el enojo: Lo que necesita saber

Por El equipo de Understood

 

De un vistazo

  • No es inusual que los chicos con TDAH tengan dificultades para controlar la ira.
  • Los chicos con TDAH pueden tener problemas de impulsividad o para expresar emociones, lo cual puede conducir a estallidos de rabia.
  • Darse cuenta de cuáles son los desencadenantes es un buen primer paso para ayudar a su hijo a controlar el enojo.

Si su hija tiene TDAH y también frecuentes episodios de enojo, puede que no piense que los dos podrían estar relacionados. Pero los estallidos de furia son comunes cuando se tiene TDAH. Esos episodios no son solo desagradables, sino que pueden tener consecuencias que persisten.

Los chicos con TDAH a menudo se enfrentan a situaciones estresantes creadas por sus dificultades de atención. Puede que sean muy sensibles, pero tengan dificultad para expresar sus emociones. Así que, cuando se enojan, puede que se sientan mal por su comportamiento mucho tiempo después de que usted lo ha superado.

Estas son algunas razones de porqué su hija con TDAH podría estar teniendo problemas de ira, y cómo puede ayudarla a controlar esa intensa emoción.

TDAH y acumulación de estrés

Muchos chicos con TDAH tienen experiencias negativas durante el día escolar de las cuales los padres/madres no se enteran. Imagine un día como este:

Su hija llega a la escuela sin su tarea y la maestra quiere saber la razón. Luego, su hija no puede recordar las instrucciones para completar su hoja de ejercicios y no puede terminarla. En el almuerzo, unos niños que no conoce se burlan de ella. Y durante el último periodo de clase, la regañan por estar distrayendo a un compañero de clase.

Ahora llega a casa y tiene que hacer más tareas, lo que significa que más cosas podrían salir mal. Ya tuvo un día estresante, pero usted no lo sabe. La manda a que haga su cama porque olvidó hacerla en la mañana. En vez de tomarlo con calma, está abrumada y se enfurece.

TDAH e impulsividad o problemas de autocontrol

La impulsividad es un síntoma característico del TDAH. Puede causar que los chicos digan cosas sin pensar. ¡Y eso sucede sin sentirse molestos!

Mezcle la impulsividad con la ira y a menudo resultará en una explosión. Cuando otros niños podrían enojarse discretamente, su hija podría dar un portazo o patear un mueble. Ella no puede controlar sus intensas emociones.

No perder los estribos involucra varios pasos críticos que pueden ser difíciles para algunos chicos con TDAH. Primero, tiene que contener sus emociones. Después tiene que detenerse a pensar. Luego debe reflexionar sobre sus opciones y otras maneras en que podría conducirse.

Este tipo de autocontrol involucra la . Los problemas con el funcionamiento ejecutivo y el TDAH a menudo van de la mano.

Nota: Este y todos los videos de Youtube pueden ser configurados con subtítulos en español. En la parte inferior de la pantalla del video localice “CC”, “Captions” y haga clic. Seleccione “ON” y luego la opción “Translate”. Busque “Spanish-Español”, seleccione y haga clic en “OK”. Ahora podrá reproducir el video con subtítulos en español.

TDAH y actuar sin empatía

La empatía es algo más que preocuparse por otros. Se trata de tomar en consideración sus necesidades.

Los chicos que no tienen problemas para controlarse o con las habilidades sociales pueden detenerse a pensar en cómo su enojo afecta a otras personas. Podrían usar ese entendimiento para mantener su enojo bajo control o detener un arrebato después de haber empezado.

Los chicos con TDAH no siempre son capaces de usar la empatía como una manera de regular sus conductas. Sin embargo, eso no significa que sean desconsiderados o rudos. Tampoco significa que no se sientan mal por perder los estribos.

De hecho, una vez que se tranquilizan y se detienen a reflexionar, los chicos con TDAH a menudo se sienten terrible por la manera como hicieron sentir a otros. Esos sentimientos negativos pueden consolidarse y afectar su autoestima.

TDAH y ansiedad, depresión u otras dificultades mentales

El TDAH y la ansiedad a menudo ocurren juntos. Sentirse ansioso puede intensificar las ráfagas de enojo. Los chicos que están preocupados y ansiosos por algo ya de por si se sienten vulnerables y nerviosos. Y no cuesta mucho volcarse a la furia.

A menudo los niños con TDAH tienen dificultades con las emociones en general. Tienden a quedar atrapados en sus sentimientos. Por lo que una situación que los puso nerviosos hace una semana, puede que continúe molestándolos. Y puede que se preocupen con mucha anticipación por algo que ocurrirá en el futuro.

El TDAH está relacionado con otras dificultades mentales además de la ansiedad que también pueden generar reacciones de enojo. Estos incluyen el trastorno negativista desafiante (ODD, por sus siglas en inglés) y la depresión. Es importante hablar con el médico de su hija sobre los posibles problemas mentales.

TDAH y dificultades de aprendizaje

Los chicos con TDAH puede que también tengan dificultades de aprendizaje que no han sido diagnosticadas. Eso puede hacer que la escuela sea aún más difícil y frustrante, lo cual puede generar episodios frecuentes de ira. Hable con el médico o maestro de su hija si le preocupa que ella pudiera tener una dificultad de aprendizaje. También puede considerar realizar una evaluación por medio de la escuela o a través de un evaluador privado.

Problemas con los medicamentos para el TDAH

Los medicamentos para el TDAH pueden ser muy efectivos en ayudar a algunos chicos impulsivos. Pueden ayudarlos a sentirse menos irritables y más capaces de controlar sus emociones. Sin embargo, los medicamentos no ayudan a todos los niños. Y en ocasiones causan más irritabilidad.

Si eso ocurre, es importante hablarlo con la persona que prescribió el medicamento a su hija. Los medicamentos para el TDAH a menudo necesitan estar bien dosificados para que funcionen adecuadamente.

Cómo puede ayudar

En ocasiones la parte más difícil de controlar los problemas de ira de su hija es que usted permanezca calmado. Sin embargo, ofrecerle herramientas para reconocer y controlar su enojo puede proporcionar a ambos más control sobre las situaciones. Estas son algunas estrategias para intentar antes, durante y después de un estallido de rabia.

  • Dése cuenta de los desencadenantes. ¿Su hija es irascible a ciertas horas del día o después de cierta actividad? Observe su comportamiento y tome notas. Saber qué desencadena su enojo puede ayudar a que usted anticipe los problemas y lo hable con ella con antelación. Por ejemplo, puede que su hija esté hambrienta o cansada. Ayudarla a reconocer estas necesidades básicas es un importante primer paso.
  • Explique lo que ve. En el momento de tensión, los chicos con TDAH puede que ni siquiera se den cuenta de cómo están actuando. Usted puede ayudar a su hija a identificar sus emociones diciéndole con calma cosas como, “pareces muy enojada” o “me estás levantando la voz”.
  • Muestre empatía para desarrollar empatía. Mostrarle que la entiende puede ayudar a su hija a tomar en cuenta su punto de vista. Puede decirle algo como, “no eres una persona que le guste hacer cosas en la mañana, y puede que estés de mal humor cuando te levantas. Percibo que te sientes frustrada. Hablemos de ello después que desayunes”.
  • No se involucre. Cuando su hija actúa con enojo, intente no mostrar ningún interés. Siempre y cuando no corra peligro, puede decirle, “esta situación se está saliendo de control. Calmemos las cosas dirigiéndonos a habitaciones separadas. Podemos reunirnos en unos minutos”. Esto puede hacer que su enojo (y el suyo) no aumenten. También le permite a ella no ponerse en evidencia y empezar nuevamente sin enojo.
  • Hable más tarde sobre los episodios de furia. Algunos niños con TDAH puede que les resulte difícil ser reflexivos en el momento. Puede ayudar que le dé tiempo para pensar sobre lo que ocurrió antes de hablar sobre ello.

Ayudar a su hija a entender y controlar su enojo no solo hace una diferencia en su hogar. También puede aumentar la autoestima de su hija y ayudarla a ser más exitosa en la escuela y con sus amigos. Si continúa teniendo problemas con el enojo, o si usted ve señales de un problema de ansiedad es recomendable comentarlo con su médico. Él podría recomendar opciones de tratamiento como terapia o medicamentos.

Puntos clave

  • Cuando los niños con TDAH pierden el control, más tarde suelen sentirse muy apenados.
  • Decir con calma cosas como, “pareces muy enojado”, puede ayudar a que su hijo aprenda a reconocer y controlar su enojo.
  • Además puede dar a su hijo tiempo para reflexionar sobre sus estallidos de ira antes de que conversen acerca de ellos.

Acerca del autor

El equipo de Understood Graphic

El equipo de Understood está compuesto por escritores apasionados, editores y moderadores para la comunidad, muchos de ellos tienen hijos con dificultades de aprendizaje y de atención.

Los errores de diagnóstico más comunes en niños by Linda Spiro, PsyD

Señales de trauma en los niños por Child Mind Institute

12 consejos para criar niños seguros de sí mismos por Child Mind Institute

Tratornos del Espectro Autista: Síndrome de Asperger y su Repercusión en el Rendimiento Académico por Juan Carlos Calderón Reza, Lilian Reza Suárez, Gabriel Lamingo Soriano, María Loaiza Matos y Mayra Neira Vera

Cómo evitar pasarle ansiedad a sus niños por Brigit Katz

Tres características que definen el TDAH y todos pasan por alto Escrito por William Dodson, M.D. Traducido por la Dra. Elena Díaz de Guereñu

Ayudar a su hijo a manejar el enojo y la frustración por Kate Kelly

¿Por qué tienen los niños problemas con las transiciones? por Katherine Martinelli

Trastornos generalizados del desarrollo Por National Institute of Neurological Disorders and Stroke

Entender la conducta impulsiva de su hijo por Amanda Morin

Ansiedad y depresión por Centers for Disease Control and Prevention

Revisado por

Retrato de Ellen Braaten

Ellen Braaten, Ph.D.,es la directora del programa Learning and Emotional Assessment y codirectora de Clay Center for Young Healthy Minds, ambos en Massachusetts General Hospital.